De super-woman a Heroína

¿Cómo dejar de ser una super-woman para convertirte en heroína?

Tradicionalmente el papel de la mujer ha consistido en ocuparse y cuidar de todo el mundo.

Se comienza cuidando a los hermanos y hermanas menores, para pasar a cuidar a la pareja, es la que se ocupa de la organización y administración familiar, la educación y atención a los hijos, y más tarde del cuidado de los padres.

La incorporación de la mujer al mercado laboral, no supuso un reparto de funciones entre los responsables del hogar, sino una duplicidad de tareas y trabajos para la mujer. Y esto parece que pasa en un 80% de los hogares en este país.

Yo recuerdo de niña, que tanto en mi familia como en la de mis amigas, cuando el padre llegaba a casa era tratado como el guerrero que volvía de la dura batalla. Se encontraba todo hecho, mesa puesta (y quitada), camisas planchadas y los niños tranquilos para que no le molestasen mucho, porque necesitaba descansar.

Hoy en día, la vida del hombre no ha variado mucho en este sentido. Pero cuando la guerrera llega a casa, no solo no se encuentra nada hecho sino que se tiene que poner a hacerlo, cansada o no.

¿Por qué todavía no eres una heroína?

La culpable de esta situación es la creencia heredada, de que el cuidado sigue siendo responsabilidad y habilidad solo femenina .

Creo firmemente, que está en manos de la mujer, equilibrar esta situación. Si no lo ha hecho todavía es porque está gobernada por esas creencias que se incorporaron a su ADN en la infancia (con el regalo de aquella muñeca a la que había que cambiar los pañales) y que, aunque dice que le gustaría que fuera diferente, en realidad no cree que  pueda cambiarlo y sentirse bien.

Si nos vamos al terreno laboral, la cosa no es más sencilla. Las mujeres tienen que funcionar en un mundo con paradigmas masculinos y para triunfar en él, en la mayor parte de los casos, necesitan adoptarlos como propios. Esto nos hace estar en desventaja continua, como el que juega en terreno ajeno, pero además priva al mundo de la valiosísima aportación que las fortalezas femeninos proporcionan.

Un profeta persa del siglo XIX, dijo:

“La humanidad es un pájaro con dos alas, la femenina y la masculina, y hasta que las dos alas no sean igual de fuertes, el pájaro no podrá volar”

Y otra cita que también se le atribuye, dice:

“Si el mundo estuviera gobernado por mujeres, las guerras cesarían, ya que las mujeres no traen hijos al mundo para que se los maten en las guerras”

Así que, las mujeres-heroínas, tenemos mucho trabajo que realizar.

Y el camino comienza transformando nuestras creencias y nuestras expectativas, tomando conciencia de que podemos y nos merecemos ocuparnos de nosotras mismas y nuestras necesidades para ser felices.

La asociación de heroínas hemos creado ese entorno en el que las mujeres encuentran el tiempo y espacio para aprender a satisfacer sus necesidades, a mejorar sus vidas, compartiendo preocupaciones, dudas y sobre todo, marcando y consiguiendo objetivos que les conducen a una vida más satisfactoria.

Esta es la herencia que debemos dejar a generaciones  futuras de mujeres.

Más
noticias coach motivacional

Llámanos

Ir arriba