“La diferencia entre éxito y fracaso es la Inteligencia Emocional

Entrevista en El Económico

Marián Buján ejerce de coach. Tiene claro que la actitud es mucho más importante

que la aptitud y asegura que es fundamental fijar unos objetivos claros

PepVerger

Marián Buján, coaching motivacional, educacional, personal y ejecutivo. Formadora, dirigió durante años el departamento de animación y relaciones Públicas en Marina Balear y Hoteles Globales. Hoy, Marian tiene su propio centro y aspira a facilitar a las personas la obtención de sus objetivo.

¿Qué es el coaching?

Mi vocación, desde hace muchos años, es ayudar a las personas a sentirse mejor consigo mismas a través de su desarrollo personal y profesional. El coaching es una técnica procedente de Estados Unidos que trata de ayudar a las personas, cambiando aquello que no les gusta y acompañándolas en el camino para conseguir sus objetivos.

¿En qué ámbitos puede aplicarse?

Se empezó a aplicar en el mundo deportivo, porque se constató que deportistas con la misma técnica conseguían diferentes resultados. Comprobaron que, además de la técnica, había otros factores de gran importancia. El factor conocimientos, las habilidades cognitivas representan un 27%. La diferencia entre el éxito y el fracaso es la inteligencia emocional.

¿Y el coaching sirve para mejorar la inteligencia emocional?

Básicamente. Es prioritario marcar unos objetivos. Todo el mundo sabe lo que no quiere, pero en ocasiones es complicado saber qué queremos. Ayudamos a las personas a saber qué quieren realmente. Intentamos marcar la hoja de ruta necesaria para alcanzar los objetivos que han sido fijados previamente.

«El conocimiento representa un 27%de las capacidades para triunfar en la vida”

¿Qué tipo de personas necesitan un coach?

Todas aquellas que quieran cambiar algo en sus vidas, todas aquellas que tienen un objetivo y no saben como conseguirlo. Cualquier tipo de objetivo es susceptible de la ayuda de un coach. Se puede aprender a todo. Es más eficaz la persona que quiere, que la persona que solo tiene las capacidades. La actitud es fundamental.

¿La actitud es más importante que la aptitud?

Sin duda. A igualdad de conocimientos, el que tenga más habilidades sociales, quien sepa comunicar mejor, es el que triunfa. Es muy claro entre los estudiantes. Los jóvenes descubren todo un mundo. Dicen que con estas herramientas pueden mejorar de forma sustancial. Me refiero al conocimiento sobre los sentimientos, sobre las emociones, cómo manejarlas, qué hacer con los miedos, cómo relacionarnos, a las habilidades sociales, cómo negociar…

¿Las redes sociales, buenas o malas?

Están ahí. Hay que aprender a convivir con ellas, hay que aprender a dominarlas y que no nos dominen. Antes, mucha gente estaba colgada todo el día al teléfono móvil. Ahora, estan las redes sociales…

¿El objetivo final de un coach motivacional es conseguir que el cliente actúe y consiga su objetivo?

Sí. A veces se sabe el camino, pero cuesta empezar a actuar. Saber lo que nos conviene no es suficiente para hacerlo, como todos sabemos.

Entiendo que en el campo de la educación seria muy positivo que cada centro tuviera un coach.

En Europa ya tienen esta figura en los colegios. Ahora mismo, con la crisis, es complicado que pueda implantarse en España. Estoy convencida de que el futuro va por ahí. Si tenemos una herramienta, ¿por qué no usarla?

«El fracaso no existe. El error es una oportunidad para aprender”

¿Se nota en los resultados?

Evidentemente! Los chicos aumentan su autoestima y también mejoran sus resultados académicos. En este país hay terror al fracaso. En Estados Unidos has de fracasar tres veces para que te hagan caso, porque piensan que sabe más quien ya ha fracasado que alguien que no lo ha hecho nunca. El fracaso no existe. No buscamos el camino de la exigencia, sino el de la excelencia. El error es una oportunidad para aprender, es más, «Sin error no hay aprendizaje» Con ese concepto, a los chicos se les cambia el chip.

Pero tener éxito, al alcance de pocos.

No. Tener éxito es conseguir los propios objetivos. Y está al alcance de todos los que se lo proponen. Es una cuestión de actitud.

Más
noticias coach motivacional

Llámanos

Ir arriba